Emprendedores chilenos desarrollan dispositivo que devuelve la movilidad a enfermos de Parkinson - BioBioChile

El Parkinson -segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del Alzheimer- afecta a la población en un rango entre 100 y 180 por 100.000 habitantes, según el Ministerio de Salud.

“La enfermedad afecta a cuatro millones de personas en el mundo y se calcula que hay un 30% sin diagnosticar. Si bien el 70% de pacientes supera los 65 años, hay hasta un 20% que ha sido diagnosticado antes de los 40”, explicó el Dr. André Fassler, neurocirujano de Clínica Universidad de los Andes.

Sin embargo, el temblor de manos y la pérdida del control motriz no son los únicos síntomas que sufren las personas que padecen esta enfermedad.

Un inconveniente menos conocido que afecta la calidad de vida de quienes conviven con el Parkinson es el congelamiento de la marcha o freezing, donde una persona pierde la capacidad de dar el paso y siente sus pies “pegados al suelo”, impidiéndole caminar por un periodo de tiempo que puede durar hasta cinco minutos o incluso diez.

En países como Inglaterra y Dinamarca se han desarrollado aparatos que pueden llevar los usuarios y activarlos cuando sienten el freezing para ayudar a disminuir el tiempo que permanecen congelados, a través de un estímulo. Sin embargo, existe un elevado factor de acostumbramiento que reduce su efectividad a largo plazo.

En Chile, dos emprendedores consideraron este síntoma y crearon un dispositivo único en el mundo que intenta combatir este problema. Se trata de Proyecto MIA -Movimiento, independencia y autonomía-, una pulsera multiestímulos que puede ayudar a los pacientes a resolver las dificultades de movilidad que les produce la enfermedad.

“MIA es una innovadora pulsera que mediante tres estímulos ayuda al usuario a salir del estado de congelamiento de una manera rápida, disimulada y segura“, explicó Fabrizio Valderrama cofundador de Riva Innovations, empresa tras la creación del aparato.

Pulsera MIA | Riva Innovations

Valderrama junto a su socio Tomás Rifo explicaron que “los tres estímulos son uno auditivo -dado por un bit-, una vibración y un estímulo visual que es un láser que apunta al piso. La persona, al entrar en el estado de congelamiento, activa MIA y se concentra en los estímulos para volver a caminar”.

Riva Innovations trabaja de cerca con las ligas de Parkinson a nivel nacional para acercar su creación a las personas que necesitan probarla. Actualmente, MIA se encuentra en su primer tiraje de ventas gracias a un financiamiento Corfo, por lo que los interesados en adquirir una pueden contactar a Riva Innovations a través de su sitio web, Instagram y Facebook o en la respectiva agrupación de Parkinson de su región.

Original Link...

0 comentarios