Recent News





Fomentando una cultura creativa y transformadora - Economía y Negocios online

La creatividad y la innovación son hoy requerimientos clave para el éxito y la supervivencia de cualquier proyecto o empresa, por lo que fomentar estos valores durante la educación superior -o escolar, incluso- es preciso para formar profesionales que vayan más allá de lo convencional al enfrentar las necesidades y desafíos de un entorno globalizado, dinámico y competitivo.

En esta línea, al alero de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Andrés Bello, se creó el 2013 la Academia de Innovación y Emprendimiento (AI&E), con el objetivo de imprimir como sello en los alumnos las características que definen la conducta emprendedora. La academia es dirigida por Víctor Aguilera, y su foco, explica, está en el alumno, en la persona y en cómo esta se desenvuelve en un contexto global de oportunidades, de nuevas tecnologías y de riesgo. "Las características que definen a los innovadores y emprendedores son deseables en prácticamente todas las profesiones: la persistencia, la automotivación, el autoconocimiento, el liderazgo, la tolerancia al fracaso, la capacidad de obtener y gestionar recursos, de crear redes, etc. Personas con esta conducta emprendedora son factores de cambio; pueden beneficiar enormemente a organizaciones existentes, crear compañías prácticamente de la nada o, incluso, crear nuevas industrias", agrega.

La AI&E desarrolla su modelo original de enseñanza a través de experiencias y actividades en diversos formatos, los cuales son encabezados por la profesora Claudia Gwynn. Entre ellos destaca el Programa Talleres, que opera en las sedes Santiago, Viña del Mar y Concepción de la UNAB, con una duración de dos años, al cabo de los cuales los estudiantes reciben una certificación equivalente a dos diplomados. Adicionalmente, imparten una secuencia de asignaturas en varias carreras de la Facultad de Ingeniería a nivel diurno, vespertino, Advance y Posgrado, además de programas con empresas y universidades extranjeras.

Enseñanza activa

"Las técnicas y herramientas que utiliza la AI&E se basan en metodologías activas de enseñanza donde el aprender haciendo, la resolución de desafíos y las dinámicas experienciales permiten que los participantes -de manera individual y colectiva- vivencien, reflexionen y analicen sus acciones, para posteriormente llevar la experiencia a su realidad y a la aplicación concreta en el día a día profesional y personal. De esta forma, se consigue que cada participante desempeñe un rol y se comprometa con la realidad que desea crear", dice Claudia Gwynn.

Otro elemento innovador que se ha incorporado en la práctica de las clases de la academia es el mindfulness o atención plena, que ha mostrado empíricamente efectos positivos en el proceso de reconocimiento de oportunidades, así como en las elecciones que realizan los emprendedores. "Estas metodologías están diseñadas para el desarrollo de proyectos en entornos complejos, donde se necesita obtener resultados en el corto plazo, donde se trabaja con información imperfecta, en entornos dinámicos, y donde la capacidad de anticipación y adaptación son fundamentales", explica la docente.

Para el Dr. Alejandro Caroca, decano de la Facultad de Ingeniería, las iniciativas y experiencias desarrolladas en la academia son un complemento a los conocimientos y herramientas que la facultad entrega a sus estudiantes en áreas relacionadas con la tecnología y la ingeniería. "Así, se fomenta la cultura emprendedora y se desarrollan habilidades transversales que son altamente valoradas en ambientes laborales competitivos", señala.

Vínculo universidad-empresa

Una reciente iniciativa dentro de la AI&E es el Open Innovation Lab, un programa diseñado para trabajar con empresas donde los estudiantes tienen la oportunidad de aplicar lo que han aprendido en el Programa Talleres en un entorno industrial. La primera colaboración del Open Lab se comenzó a implementar a fines del 2018 con Nespresso. En la primera etapa del proyecto, los estudiantes se adentraron en la empresa durante dos meses para levantar en terreno información de cada área funcional; mientras que otro grupo se dedicó a organizar la información, analizarla e identificar brechas, y discutir los próximos pasos. Una vez obtenida la validación por parte de la empresa, la siguiente etapa consistirá en el desarrollo y prototipado de productos, en concordancia con los desafíos detectados.

Tras este proceso, Ramón Esteves, country manager de Nespresso Chile, destaca la visión de la academia. "Este grupo trabaja en el proceso de innovación con herramientas tecnológicas y metodologías de primer mundo para transformar a los alumnos que participan, y que ellos mismos sean parte del proceso creativo resolviendo conflictos. Estamos orgullosos de haber encontrado un socio como la Academia de Innovación y Emprendimiento, y esperamos que este espíritu siga floreciendo en la sociedad chilena y las empresas".

"Personas con una conducta emprendedora son factores de cambio; pueden beneficiar enormemente a organizaciones existentes, crear compañías prácticamente de la nada o, incluso, crear nuevas industrias", dice Víctor Aguilera, director de la AI&E".

Original Link...

0 comentarios