Recent News





Rosa Tamsec: la mujer detrás del éxito del negocio de Wilug - El Día

Los 67 años que Rosa Tamsec lleva con ligereza en el cuerpo no han sido en vano. De hecho, todo lo contrario. La matriarca de la familia González Tamsec —dueños de la empresa regional Wilug, dedicada al negocio de los extintores— ha recorrido un largo camino de emprendimientos, que luego se convirtieron en grandes empresas, para llegar hasta donde está hoy. Y el esfuerzo ha sido retribuido con creces y reconocido a nivel nacional.

Durante los últimos días de octubre, Tamsec fue reconocida como una de las 100 Mujeres Líderes, premio organizado por Mujeres Empresarias y Economía y Negocios de El Mercurio. Al galardón y desde 2002, nominan cada año a más de 1.000 mujeres de todo el país, y sólo un ciento logran el reconocimiento.

En entrevista con diario El Día, Tamsec, o Rosita como le dicen sus cercanos, no esconde el orgullo de la recompensa y da rienda suelta a los agradecimientos. “Cuando supe del premio, me sentí tan gratificada y recompensada por la vida. Con esto reafirmo mi idea de querer encaminar a otras mujeres que quieren hacer lo mismo que yo” asegura. Además, también en el mes de octubre, la empresaria fue reconocida como una de las 7 Mujeres Impacta, debido a su labor en el rubro de la educación, ayudando a adultos y niños a estudiar gratuitamente durante casi 15 años.  

¿QUIÉN ES ROSA TAMSEC?

Conversar con Rosita sobre su vida familiar y de negocios es sumergirse en una historia como las hay pocas.

Nacida en Calama en 1950 y descendiente de un padre chino y una madre española buena para las actividades comerciales, Tamsec recuerda que desde pequeña tuvo una inclinación por el emprendimiento. El primero, de hecho, fue vendiendo en el patio del colegio. “Uno de mis primeros negocios fue vender turrón casero en los recreos, porque no todos alcanzaban a comprar en el quiosco. El primer día los vendí todos y me fue tan bien, que el dueño del puesto le pidió a mi mamá una producción de dulces como stock para venderlos”, cuenta.

Su infancia transcurrió entre Calama y Chuquicamata y a los 19 años, emigró al sur a estudiar Pedagogía en Educación Física. A los dos años, se trasladó a la Universidad Católica del Norte, donde sufrió un accidente que la dejó dos meses hospitalizada. “No había mucho que hacer en ese tiempo, así que me puse a tejer una mantilla para mi hermana. A una enfermera le gustó tanto, que se la vendí. Ella corrió la voz y gracias a eso, pude hacer otro buen trato comercial: hice chalecos a crochet para casi todo el hospital”, recuerda.

En 1972 se casa con Luis González, su novio desde el liceo, y se trasladan al año siguiente a vivir a Coquimbo. “En ese tiempo yo trabajaba en la Compañía de Teléfonos. Ahí vendía ropa que traía de Santiago en la oficina”, dice. De esa iniciativa, se gestó un minimarket multipropósito, que se mantiene hasta hoy en la ciudad puerto.

LA GESTACIÓN DE WILUG

17 años después y con una familia ya formada (Luis y Rosa tuvieron dos hijos: Luiggi y Wilson), el matrimonio decide incursionar en el negocio de los extintores: un rubro poco conocido y explotado en ese tiempo y muy necesario para las empresas que crecían a pasos agigantados.

Fue un proceso rápido, pues antes de un año de operaciones ya eran conocidos en Coquimbo y toda la cuarta región.

“Si me preguntas cómo llegamos a la idea de vender extintores, la verdad es que fue porque identificamos una necesidad. El negocio era poco común y veíamos que la industria de la seguridad contra incendios no estaba desarrollada. Eran artículos necesarios, pero no había un buen servicio”, comenta y reconoce que su marido al principio no quería que se metiera en la empresa por ser, “algo de hombres”. “Pero yo insistí en ayudarlo, y me metí a escondidas. Así, conseguí a uno de nuestros primeros clientes. Los sorprendí a todos”, asegura.

Después de 28 años, Wilug emplea a más de 150 trabajadores, una empresa que se ha ganado el reconocimiento de la industria. Sin ir más lejos, hace un mes la Fundación Carlos Vial Espantoso entregó a la compañía su premio PYME, que busca reconocer las buenas relaciones laborales al interior de las organizaciones.

Hoy la firma está completamente profesionalizada y concluyendo una etapa de traspaso familiar: los fundadores ya no están en puestos gerenciales, sino que como directivos y sólo supervisando las operaciones. En tanto, los hijos, Luiggi y Wilson, se han encargado de administrar el negocio en su segunda generación.

“Esto permite hacer crecer a Wilug no sólo en el área de mantenimiento de extintores, sino que insertarnos también en el área tecnológica y de supresión de incendios. Aquí por ejemplo, somos pioneros con un sistema de realidad aumentada: con un equipo visual, las personas pueden ver un incendio de manera virtual y actuar en él”, aclara Rosita. Además, se están dedicando a dar charlas para que sus clientes sepan cómo utilizar un extintor en caso de emergencia.

¿La novedad a futuro? El gran proyecto de Wilug es expandir operaciones fuera de Chile: ir hacia Perú, Colombia y Estados Unidos. “Ya estamos en inicios con Perú y Estados Unidos y esperamos en los próximos meses tener novedades”, revela Tamsec.

UNA MUJER EMPRESARIA DE TOMO Y LOMO

Con todo, Tamsec agradece la forma en que su historia se desarrolló, ya que asegura que los obstáculos la impulsaron a buscar con más ahínco nuevos horizontes. “Como mujer en esta empresa, y en cualquiera, una parte ordenando el buque, y luego insertamos un sello de encanto típico de nosotras: podemos hacer que un producto sea más cercano, que tenga un tinte femenino, hacerlo encantador”, recalca.

Tamsec afirma que es gratificante ver cómo las mujeres hoy avanzan en sus emprendimientos, que ya no tienen el miedo que existía antes por el machismo. “Se han ido abriendo puertas para nosotras, vemos mujeres en la minería, en los servicios navales, en el ejército. Esto es porque podemos hacer varias cosas a la vez: ser mamá, esposa, emprendedora. Es maravilloso”.

Así, la empresa hace un llamado a las mujeres de Chile: que no se dejen apabullar por las adversidades y que avancen con esa idea que las mueve hasta lo más lejos que puedan llegar.

En cuanto a los planes a futuro, Rosita asegura que aún le queda mucho por delante. “En Wilug, quiero seguir apoyando los cambios que nuestros hijos están haciendo, como la expansión al extranjero.  Y en el área del colegio, queremos comenzar desde primero básico a insertar el emprendimiento como parte del aprendizaje. Que los negocios no tengan edad. Todavía tengo harta entretención”, finaliza.62-01R

TAMSEC EN EL RUBRO EDUCACIONAL: LOS COLEGIOS

No sólo Wilug y el minimarket en Coquimbo son parte de los negocios de Tamsec ha llevado adelante. Y es que hace 15 años, incursionó en el rubro educacional. La idea se gestó cuando se dieron cuenta que tenían empleados que no habían terminado cuarto medio. Quisieron ayudarlos, porque aseguran que tenían a personas que eran excelentes técnicos, y querían entregarles la herramienta de la educación. Así en 2004, dieron inicio al Colegio San Luis, sólo para adultos. “Yo pensé que íbamos a tener 10 alumnos por sala, hicimos dos. Sin embargo llegaron más de 200 personas. Ahí iniciamos con un 2x1 para adultos y con capacitación de prevención de riesgos y administración de empresas. Hoy estamos postulando a un Técnico Profesional en el área de hotelería, de manera que cuando estos adultos terminen su cuarto medio, van a salir con un Técnico en Hotelería, que les va a abrir mucho más el abanico de oportunidades. Aquí hay 258 alumnos”, adelanta.

Luego en 2007 abrieron otro colegio tradicional enfocado a todas las edades: desde kínder a cuarto medio. Estas instituciones están reconocidas por el Ministerio de Educación. Son colegios particulares subvencionados, gratuitos para el alumno. Se mantiene con la subvención que manda el Estado. Cabe destacar que en los colegios se emplean a unas 65 personas.

215 empleados tiene Wilug y los colegios que administran los González Tamsec en Coquimbo.

 

28 años cumple Wilug este 2017, empresa regional dedicada a la venta de extintores en la región.

 

“Con el premio de 100 Mujeres Líderes reafirmo mi idea de querer encaminar a otras mujeres que quieren hacer lo mismo que yo”. Rosa Tamsec.

 

“En Wilug, quiero seguir apoyando los cambios que nuestros hijos están haciendo, como la expansión al extranjero”. Rosa Tamsec.

Original Link...

0 comentarios