Habla con los medios de comunicación Aún cuando no lo desees

  • Publicado por Admin
  • 5 de septiembre de 2011 11:06:03 EDT
  • 0 comentarios
  • 3.224 accesos


Trabajar con los medios no es un paseo. Pero, efectuado de manera estratégica, tiene el poder de incrementar la visibilidad de tu empresa, alzarte al estatus de experto en tu campo y por supuesto empujar a tu puerta oportunidades de negocio.

Al tener una estrategia armada para conseguir que los reporteros te tomen en cuenta es solo el primer paso. Una vez interesados, necesitas un plan para trabajar eficientemente con ellos. Entonces.....

1. Haz tu tarea

¿Sabes con quien estas hablando? El medio no es monolítico: los reporteros de medios de opinión publica se han convertido en empleados corporativos que cubren historias que “venden”. Los reporteros de negocios también tienen el ojo en lo que “vende” pero la especificidad de su campo los hace más receptivos a expertos de la industria y sus voceros. Para asegurarte que tu mensaje sea claramente comprendido, habla el mismo lenguaje del medio que sea tu objetivo.

Conoce al reportero. Tu asesor de Relaciones Públicas debería de proveerte de antemano con información sobre el reportero, su tipo de trabajo, cual es su “approach” y cuales son sus “ quejas”. Cuando cuadras una entrevista no temas preguntar si el reportero para su reportaje hablara con otras fuentes, cuanto tiempo tendrá para la entrevista y cual será el formato.

Recuerda a quien le quieres llegar con el mensaje. El medio es un tercero que usas como conductor para tu audiencia target. ¿Quiénes son? ¿Que piensan de ti? ¿Que necesitas decirles para que afectarles de tal manera que dispare resultados positivos? Observa al reportero como un facilitador quien podrá ayudarte a que tu mensaje se transmita a los accionistas, prospectos y clientes.

Mantenlo simple. Mientras más enmarañado el mensaje, será más probable que el mensajero (y como resultado la audiencia) lo mal interprete. Necesitas comunicar claramente quien eres, que haces y por que lo haces. Una afirmación contundente de tu posición ayuda a cristalizar tu mensaje en oraciones sucintas y fáciles de recordar. 

Mastica bien el mensaje. La entrega del mensaje es tan importante como el contenido del mensaje y no es suficiente con regurgitar tu afirmación contundente de tu posición. El mensaje debe de convertirse en parte de ti hasta que se convierta en la parte más efectiva de tu discurso.

Comprende el riesgo de estar expuesto a los los medios. Mientras que el beneficio es obvio (exposición, credibilidad, posicionamiento como experto) el riesgo – más allá del miedo a ser citado equivocadamente – no es tan aparente. Para comenzar, puede que tengas que enfrentar algunos esqueletos en el closet, de manera que asegúrate que estos puedan aguantar el escrutinio de los medios. La audiencia perdonara tus errores, pero no necesariamente confiaran en ti por esconderlos.

Algunas veces la exposición a los medios es muy poca, o muy tardía. Es una batalla cuesta arriba enfrentar mala publicidad, en su lugar debes de enfocarte en hacer “cosas buenas” y no en pelear a los medios. Esta es una estrategia mejor para restaurar una reputación maltratada.

2. Practica.

No deberías de reunirte con un medio sin poder presentarte como un entrevistado “pulido”, pero tampoco debes de parecer que has sobre ensayado. Es un ejercicio tedioso encontrar el termino medio, pero es crucial evitar cualquier malentendido en la comunicación. Entonces antes de cualquier entrevista con los medios, debes de.....

Conocer tu mensaje y como lo vas a trasmitir. Solo tienes unos segundos para articular tu mensaje. Después lo debes de reforzar tantas veces como puedas. Debes de practicar la variante de tu “elevator speech” (mensajes triviales) una y otra vez para asegurarte que el mensaje queda. 

Haz un “media training” . Aún cuando ya hallas tenido media training siempre te beneficiaras de “refrescantes tips” de vez en cuando, particularmente de aquellos que incluyen entrevistas simuladas. Repasar técnicas de entrevistas, incluyendo tácticas sobre como manejar preguntas difíciles, puede influenciar significativamente el resultado de la historia.

3. Agudiza tus presentaciones.

Si, si, si, la apariencia si es importante y aún más en la televisión. Debes de vestirte de manera que no distraiga al televidente del mensaje. Para ser un comunicador efectivo en la televisión, debes de quitarte de encima cualquier comportamiento que distraiga, la utilización de muletillas, gestos exagerados o el jugar con pequeños objetos.

4. No seas “panita”, se cortes. 

Vamos, los reporteros no son tus amigos, sin embargo, si son profesionales al igual que tu. Trátalos como querrías que te tratasen a ti.

Una vez que la historia es publicada, manda una nota dando las gracias. No amenaces o te enfurezcas. Recuerda que esta es una relación mutuamente beneficiosa: tu ganas exposición y en retorno el reportero tiene la historia que busca. Si el reportero tiene algún “hecho” errado, simplemente llama o escribe para que corrijan el error. No lo vetes de tu lista, los errores ocurren. A si que pon las cosas claras... y para adelante. 

5. Evalúa tu actuación.

Finalmente al finalizar cada entrevista se brutalmente honesto contigo mismo. ¿Te conectaste con el reportero? ¿Estabas con el “mensaje” en todo momento? ¿Le diste suficiente información pertinente para que el reportero valore el mensaje y su tiempo invertido? 

“ El reportero no entendió nada” es la excusa más fácil; es tu trabajo asegurarte que el reportero entienda lo que le dices. Hay muy pocas entrevistas “mal interpretadas o mal citadas” pero si muchas oportunidades perdidas para trasmitir el “mensaje”.


Autor: Isabella De Din
Web: http://www.promociones128.com

 

 

  
0 comentarios