El liderazgo y la fijación de metas

  • Publicado por Admin
  • 5 de septiembre de 2011 10:36:22 EDT
  • 0 comentarios
  • 4.802 accesos


El líder consensuará con su equipo los objetivos de la empresa a largo plazo. 

Hay que ser muy selectivo en la selección de estos objetivos.Deben ser difíciles, muy exigentes, pero deben ser realistas y alcanzables. Si no fueran así, la organización se podría desentender de ellos al considerarlos absurdos. 

Deben ser objetivos muy precisos. La empresa tiene que concentrar sus recursos en conseguir unos objetivos muy determinados. No se debe luchar por objetivos muy dispersos ya que se correría el riesgo de no conseguir nada. 

Los objetivos deben estar cuantificados (ser nº 1 por capitalización bursátil, doblar las ventas en tres años, ganar 4 puntos de cuota de mercado, etc.). No valen meras ideas, imprecisas, faltas de concreción (ser los mejores, crecer, diversificarse). 

Es fundamental tener en cuenta la opinión de aquellos a los que se les van a exigir estas metas, escucharles, conocer sus argumentos, prestarles atención. Unas metas impuestas desde arriba, en las que las personas afectadas no han sido consultadas resultan muy poco motivadoras. 

Una vez definidos estos objetivos a largo plazo, se establecerán metas menores a corto plazo. 

Estas metas menores conducen hacia la consecución de los objetivos a largo. 

Estas metas inmediatas permiten aumentar la presión sobre la organización (el largo plazo se puede ver como algo muy distante y podría llevar a cierta relajación). 

Por otra parte, la consecución de estas metas parciales contribuye a aumentar la moral de los empleados. 

Aunque es fundamental ajustarse firmemente al plan de acción definido y ser muy persistente en su consecución, el líder no puede renunciar a la flexibilidad, a dar un golpe de timón en un momento dado si surge una oportunidad que conviene aprovechar. 

En un mundo tan cambiante como el actual no caben rigideces. 

Una vez que se han fijado las metas, el líder dará autonomía a los distintos departamentos para que procedan como consideren más oportuno (la persona que hace el trabajo es quien mejor conoce la forma de hacerlo). 

Autonomía dentro de ciertos limites, que no implique descontrol. 

La autonomía favorece que los empleados asuman responsabilidades, tomen decisiones y respondan de sus resultados. 

Fomenta la creatividad. 

El líder no puede inmiscuirse en los detalles menores del trabajo de sus subordinados. 

Estos se podrían sentir incómodos, presionados, infravalorados. 

Sólo en aquellos casos en los que el desempeño de algún departamento no esté a la altura de lo esperado, el líder podrá profundizar para ver los motivos de este fracaso y fijar los cambios pertinentes. 

Cuando los departamentos funcionan con autonomía, resulta interesante establecer un sistema de comunicación dentro de la empresa que permita compartir experiencias. 

Si un departamento ha desarrollado un método de trabajo que resulta eficaz, éste podría ser también útil en otras áreas de la empresa. 

Por último, hay que dar a los departamentos los medios necesarios para poder cumplir sus objetivos. 

No se le puede pedir al departamento de producción que rebaje el coste de fabricación, que mejore la calidad de los productos, y no darles las herramientas adecuadas, la tecnología necesaria, la formación requerida. 

Tampoco se le puede pedir al departamento comercial que gane cuota de mercado y no darle una cartera de productos atractivos con los que poder competir.

Ser líder no es una postura o un galardón para lucir, es un compromiso, una responsabilidad y una obligación, no hay que olvidar que "todo cargo es una carga". No podemos ser indiferentes ante las atrocidades, la injusticia y la creciente amenaza de una falta de valores, hoy en día se necesitan hombres y mujeres decididos a cambiar la forma de vida de la sociedad. Es un gran reto, sí, pero la esperanza de un mundo mejor, debe alentarnos a ser los líderes de esta gran empresa. 

Autor: Karin Silvina Hiebaum

  

 

0 comentarios