Después de Focalizarte, toca lo más difícil: COMPROMETERTE

  • Publicado por Admin
  • 27 de agosto de 2012 22:59:16 EDT
  • 1 comentario
  • 4.727 accesos


Cuenta una fábula, que un día el mono le dijo a su amigo León (rey de la selva), que él admiraba mucho su trabajo y su función dentro del reino, con lo cual detectó que su sueño y objetivo era el de convertirse en el sucesor del león, porque sentía que estaba capacitado y podía hacerlo, ya que era su gran ilusión.

Su amigo león aceptó, y le propuso que lo acompañara una semana para que viviera e hiciera las tareas que exigía ese rol, después que pasó ese período antes de nombrarlo su sucesor, le dijo que había una tarea muy importante, ésta se trataba en vigilar los alrededores del perímetro antes de dormir, para asegurarse que no haya nada ni nadie que podía atacarles durante la noche. El mono se tomó con bastante sobrades el  recado de su amigo.

El león sabía que en breve volvería a su rol de rey porque intuía que el mono no cambiaría ciertos hábitos. Al cabo de unos días comenzaron los problemas, ya que el mono continuaba viviendo igual que antes de desempeñar su nuevo rol, por ejemplo por las noches en vez de vigilar el perímetro se quedaba en el palacio con amigos disfrutando de buenas cenas hasta quedarse dormido, no obstante el León siguió haciendo la vigilia pese a que no era el “rey”.

Después de un tiempo, caminando por la selva, el león le preguntó a su amigo mono como se sentía de rey, este contestó que bien pero sin una alegría en su rostro, a lo que el león le entregó una lista con treinta cosas que no cumplía como rey y que ponía en riesgo la seguridad de los habitantes del reino. A lo que el mono respondió luego de mirarla: “yo no voy a cambiar mis gustos y mi vida para ser el “rey”, a lo que el león le respondió: “si quieres ser el “rey” debes tener un compromiso total con el cargo, debes renunciar a ciertas compañías y hábitos para desempeñar esta función, sino debes volver a tu antiguo rol, no hay opción.

Ante lo dicho por su amigo, el mono se quedó pensando y le dijo: pues en mi vida habitual me la paso bien, estoy cómodo y no tengo muchas responsabilidades, así que te dejo el trono amigo león, con lo cual la corona de la selva volvió a ser propiedad del que estaba comprometido con ésa función.

Moraleja de la fábula: DESPUES DE FOCALIZARTE, TOCA LOS MAS DIFICIL: COMPROMETERTE!!!.

Me interesó escribir esta fábula, que la leí hace mucho tiempo, porque el anterior post hablé de la necesidad de focalizarse, pero después viene algo muy difícil, que es comprometerse con el foco y eso exige cambios de conductas, de comportamientos, de aprendizajes y de muchas cosas que tal vez uno no está acostumbrado hacerlo.

Lo que le sucedió al mono es algo que pasa muy a menudo entre los humanos, admiramos a ciertas personas, sus estilos de vidas y profesiones. Tal vez puede que puedas enfocarte en ello, pero después a la hora de asumir un compromiso con ésos objetivos comienzan los problemas, cambiar de hábitos.

El COMPROMETERSE con algo no es nada fácil, exige una serie de modificaciones de lo hecho hasta ese momento, se deben cambiar hábitos de vida, también quitarse de encima entornos que contaminan constantemente con mensajes negativos y hasta veces hirientes (ya que ellos bajo el gobierno de sus saboteadores no pueden cambiar), hay que tener mucha coherencia entre nuestros pensamientos-acciones y se debe adquirir una valentía total para hacer todos estos cambios y caminar hacia los objetivos.

Por eso como decía la pasada semana, focalizarte es muy importante, es necesario para saber hacia donde quieres dirigirte, pero luego debes tener la valentía de ejecutar una serie de acciones para lograrlo, porque sino hay un COMPROMISO total, todos los esfuerzos serán en vano.

 

Germán Antelo Solozábal           
Coach ACC por ICF Global
Coaching Financiero, para Emprendedores,
Liderazgo y Formación.

1 comentario
  • Angely Arancibia recomienda esto
  • Rodrigo Moya
    Rodrigo Moya Excelente fabula, el compromiso requiere de esfuerzo, trabajo y dedicación para alcanzar una meta
    9 de octubre de 2012