Atreverse a dar el paso: Historia de dos Hermanas Emprendedoras en Washington DC

  • Publicado por Admin
  • 6 de noviembre de 2011 10:26:37 EST
  • 0 comentarios
  • 15.730 accesos


Katherine y Sophie son dos hermanas que decidieron dejar sus carreras y poner una pastelería después de años de postergar su sueño por miedo a lo desconocido. Inspiradas por su abuela estas hermanas soñaron con poner una pastelería desde que eran niñas. Sus vidas siguieron caminos diferentes, formando familias y siguiendo otras carreras pero siempre se acordaban de esa idea tan lejana.

Un día, en una reunion familiar, decidieron que realmente tenían que dejar de soñar y simplemente atreverse a dar el paso. Las dos renunciaron a sus trabajos y montaron una pastelería dedicada exclusivamente a la venta de Cupcakes en el barrio de Georgetown en Washington DC llamado Georgetown Cupcakes
. Las únicas dos empleadas eran ellas y cada día horneaban sus cupcakes, los decoraban y los vendían con una gran atención al detalle. Su misión era vender los mejores cupcakes, frescos del día y hechos con los mejores ingredientes.

Sin darse cuenta su dedicación a entregar un producto de calidad empezó a resonar y cada dia se llenaba mas y mas la pequeña pastelería, hasta que tuvieron que contratar ayuda dado que las dos no eran capaces de responder a la demanda. Siempre manteniendo la calidad del producto en primer lugar ampliaron la tienda y contrataron a mas personas para que las ayudaran. Era algo inesperado, de un pequeño local manejado por ellas dos su sueño se estaba convirtiendo en mas que un éxito. Hoy se ve la linea de gente esperando para poder entrar a la tienda todos los días y a cada hora, es un éxito rotundo.

Katherine y Sophie no solo tienen una pastelería exitosa si no que abrieron una sucursal y fueron contactadas por el canal de television TLC para hacer un serie enfocada a la empresa de familia. Ahora, ademas, tienen su propio programa de televisión llamado DC Cupcakes.

Para estas emprendedoras es mas que un sueño hecho realidad, jamas se imaginaron que llegarían tan lejos. Su clave del éxito es mantenerse fiel a sus inicios: productos hechos a mano cada día frescos, con los mejores ingredientes y, ahora mas que nunca, tener siempre todos los sabores que estan disponibles en el menu sin importar el día o la hora. Entienden que si hay personas dispuestas a esperar en fila hasta una hora para poder entrar a la pastelería lo mínimo que pueden hacer es tener el sabor que quieren.



 

Esta historia es una de miles que nunca escuchamos. Seguro sus comienzos no fueron fáciles y dedicaron muchas horas al trabajar solas las dos, pero el esfuerzo premia y si uno no se atreve a dar el paso, nunca sabra que pudo ser de esa gran idea de negocio.

 

Autor: Valerie Biaggi

 

0 comentarios