Gerenciar y saber escuchar

  • Publicado por Admin
  • 6 de noviembre de 2011 00:37:47 EDT
  • 0 comentarios
  • 3.644 accesos


Desde luego, hay mucho de cierto en ello, en donde algunos gerentes no han determinado la importancia que esto representa, notándose que no quieren cambiar de comportamiento  a fin de  dar paso a una mayor atención, que permita una verdadera integración de la gerencia con su personal y se vea reflejado  en la productividad, en un clima organizacional beneficioso. Se olvida, que los mayores de la administración es la necesidad de influir y cambiar la conducta de los demás, sin originar conflictos, ni perjudicar la armonía, logro de un buen comportamiento organizacional.

 

Escuchar, muestra que nos preocupamos  por la otra persona y es una forma de establecer una buena relación. Además puede serte útil a la hora de solucionar problemas

 

Es muy conveniente que buen gerente sepa escuchar activamente para mostrar comprensión, que le brinda apoyo al saber que sus pensamientos, sentimientos y experiencia son suficientemente interesantes, para que alguien le dedique su tiempo y su energía en escucharlo

 Bernard Rosembaun, (How to motivate today´s Wworker`s¨, 1982), señala al respecto, que escuchar activamente es la habilidad de captar, definir y responder adecuadamente a los sentimientos que expresa otro personal; aprender a escuchar de verdad, sin interrumpir o proyectar la propia opinión y el ego. Si un empleado esta enojado  y frustrado, el superior que lo escucha activamente podrá descargar el enojo y canalizarlo hacia una conducta activada.

Es necesario que la gerencia se percate de cómo actúa cuando sus empleados le quieren comunicar algo, sorprenderse en sus reacciones, emociones, comportamiento, tener presente los siguientes puntos:

 

    • Promover  la buena relación  entre e empleado y el supervisor
    • Estimular  a los empleados a que aporten soluciones, presenten sus inquietudes, ideas,  descubran sus propias soluciones.
    • Prestarle atención a la persona, motivarlos a exponer sus ideas, colaborar con ellos.

Rosembaun, agrega, que  el arte de escuchar activamente es una técnica específica y no directiva de la conducta y se debe cumplir con tres pasos en  el proceso de escuchar.

 

    • Aceptación; es decir, el supervisor escucha sin interrumpir y no se forma ninguna opinión
    • Clarificación. El supervisor capta el sentimiento del empleado y comprende porque se siente así
    • Retroalimentación, El supervisor analiza lo que piensa el empleado y por que se siente así.

No obstante, advierte Rosembaum, cumplir todas las partes del proceso, es difícil  en la practica especialmente en situaciones muy emocionales. Sin embargo el proceso de escuchar es un proceso activo no pasivo, de ahí, el término de escuchar activamente

 No cabe la menor duda, que el saber escuchar activamente es una gran ayuda para una buena gerencia  y justamente sobre ello nos agrega

enplenitud.com, que  escuchar activamente es una manera especial de responder, en la cual quien pretende ayudar comunica un entendimiento general de los pensamientos y los sentimientos expresados. Hace falta tratar de escuchar qué se está diciendo situándose en el punto de vista de la otra persona.

 Se señala que estamos verdaderamente escuchando cuando:

 

    • Realmente tratamos de entender lo que dice la otra persona, aunque se exprese con dificultad e hilvanando frases que parecen no tener demasiado sentido.
      * Entendemos el punto de vista del otro aún cuando vaya en contra de nuestras más sinceras convicciones.
      * Nos damos cuenta de que el tiempo que le dedicamos a los problemas del otro nos ha desgastado también a nosotros.
      * Dejamos que el otro tome sus propias decisiones con dignidad, aún cuando pensemos que puede estar equivocado.
      * No le sacamos el problema de las espaldas a la otra persona, pero sí la dejamos que lo resuelva de la manera que prefiera.
      * No le ofrecemos un consuelo religioso a la otra persona porque nos damos cuenta que no está lista o no es eso lo que busca.
      * Le damos a la otra persona el espacio suficiente para que se dé cuenta por sí misma qué es lo que anda mal.
      * Aceptamos la gratitud de la otra persona y le decimos cuánto bien nos hace saber que la pudimos ayudar cuando lo necesitaba


Hay algunos gerentes que ante la importancia, alcance y repercusiones que genera saber escuchar, todavía se preguntan por qué ello es útil. Al respecto  la respuesta que se señala,  es muy  sencilla: para lograr mucho de lo que queremos necesitamos el apoyo de los demás.

Para ganar su apoyo necesitamos desarrollar liderazgo sobre ellos, y para tener esa influencia hace falta conocerlos y saber lo que los motiva, y esto se logra escuchándolos.

Además, es una muestra de cortesía que nos gana amigos, y nos permite prevenir y anticipar la manera más adecuada de tratar con personas conflictivas y complicadas.

Al sentirse escuchadas, las personas se relajan se abren y nos muestran su mundo interior, sus creencias y valores.

 

Autor: Juan Carlos Valda
Web: http://jcvalda.wordpress.com

 

 

 

0 comentarios