¿Cómo se Trabaja en Equipo ?

  • Publicado por Admin
  • 29 de agosto de 2011 14:23:14 EDT
  • 0 comentarios
  • 2.947 accesos


Para trabajar en equipo hay que comunicar y comunicar cuesta un esfuerzo. 

Cuando uno trabaja solo, emplea un poco de tiempo hasta "ver claro" lo que va a hacer. Una vez logrado empieza a construir. 

Por el contrario, en equipo, una vez que se tiene una idea comienza un proceso muy laborioso: exponer esa idea a los demás y convencerles de que es buena. 

Decir algo a los demás de forma que se imaginen lo mismo que tú entiendes es un proceso intelectual complicado: todo un arte que no siempre dominamos. 

Supongamos que quieres sacar agua de un depósito para pasarlo a otro que está un poco más elevado. Tú puedes estar pensando en una cosa y los demás en otras bastante diferentes. 

Ser más explícito hubiera sido preferible, pero cuesta más esfuerzo. 

Hay diferencia, ¿no? Cuando trabajamos en equipo nos hemos de esforzar en pronunciar discursos más elaborados que al "pensar" individualmente. 

Por el hecho de tener que explicar las ideas las elaboramos más y pensamos mejor. 

Dicen que las personas son más inteligentes que los animales porque han logrado hablar. El hecho de tener que trasladar al lenguaje nuestras ideas nos hace perfilarlas más y entenderlas mejor. Contar las ideas al grupo supone un esfuerzo, pero tiene la compensación de que cuando las estamos contando las volvemos a elaborar y mejorar. 

Problema contado, es muchas veces problema resuelto. 

Cuando trabajamos en equipo pensamos mejor porque tenemos que dibujar 

  • Si a pesar de los esfuerzos de antes, los otros no te han entendido, seguramente lo intentarás completando las frases con gestos. Cuando no es suficiente recurrimos al dibujo. Dibujar es un proceso mental mucho más potente de lo que parece, porque:
  • Al dibujar tenemos que tomar decisiones respecto a medidas que acaso se nos escapan en el discurso verbal. Entonces nos damos cuenta.
  • Al dibujar se perciben nuevos aspectos que de otra forma pudieran haber pasado desapercibidos por el sólo hecho de "hablar" de lo que queremos hacer.


Todo esto nos ocurre aunque no seamos expertos en el arte de dibujar. 

Al trabajar en equipo puede ocurrir que alguno se "escaquee" un poco. 

Parece que es un fenómeno que ocurre frecuentemente. Atribuirlo a que compañero es un vago, puede ser una ligereza. Es demasiado fácil decirlo. 

Cuando una persona no se implica, puede ocurrir que: 

  • No hayamos tenido en cuenta sus intereses al elegir.

 

  • No haya intervenido suficientemente en la búsqueda de soluciones.

 

  • Que algo que haya propuesto o construido no haya funcionado bien, y resulta que le habéis valorado no por el esfuerzo, sino por el éxito (no logrado) …



A veces, él no cae en la cuenta, pero está haciendo una función importante. Pero como no lo sabe, se siente culpable por esa vagancia. Esa función es la de adoptar el papel de crítico. No le parecieron afortunadas las soluciones o las decisiones. Cree que hay otras mejores, no las ha encontrado. El no haberlas conseguido le produce un pequeño enfado contra sí mismo que se suma al enfado contra las decisiones del equipo. Se le ve raro, se le culpa, se intenta culpar a sí mismo. 

En la sociedad a los críticos se les paga y se sienten orgullosos de su tarea. Y se les tiene en cuenta, y gracias a ellos todo mejora poco a poco. 

Acaso el equipo deba ayudarle a entender que lo que hace es bueno y necesario; que es una función intelectual imprescindible. Y se deben poner los medios para que en la evaluación o en las calificaciones se le valore si, con esfuerzo, intenta y/o logra lo que como crítico se puede esperar de su labor. 

¿Cómo hacerlo ver? 
Tienes tu idea. Has de hacerla ver a los demás. Pero hay problemas... no te escuchan, o no se la creen, o no la ves del todo clara, o no la entienden. 

¿Qué puedes hacer? 
l. Escribirla en forma de frase breve, pero bien matizada. 
2. Dibujarla. 
3. Escenificarla (usar objetos cercanos para que se formen una idea). 
4. Pedir un tiempo para que cada uno perfile sus ideas y un tiempo para exponerlas ordenadamente. 
5. Aprovechar las ideas de los demás y proponer la tuya como una modificación o una mejora de aquéllas. 
6. Recurrir al libro donde está explicada o desarrollada una idea parecida a la tuya. 

¿Cómo elegir entre varias posibilidades? 
1. Lo mejor es empezar, reunido todo el equipo, con una tertulia desenfadada, teniendo en cuenta que se trata de un trabajo de diseño en el que: 

  • No hay que construir.
  • Pero hay que idear algo, describirlo y optimizarlo.


2. A continuación se puede realizar un trabajo individual, durante diez o quince minutos, intentando "ver" cómo sería el trabajo en cada una de las opciones. 
3. Después, agrupados por parejas, se intentará hacer ver al compañero o compañera cómo sería el trabajo en cada uno de los casos. 
4. Finalmente, reunido de nuevo todo el equipo, cada pareja expone sus criterios y se toma la decisión. 
En esta fase no estaría mal que un "cronista" anotara las principales razones que se han expuesto a favor y en contra de cada opción. 

 

 

 

Autor: info@genexiachile.com
Web: www.genexiachile.com

 

 

  
0 comentarios