Los Tres Emprendedorcitos

  • Publicado por Admin
  • 29 de agosto de 2011 14:15:04 EDT
  • 0 comentarios
  • 3.072 accesos


Había una vez, hace muy poco tiempo, un grupo de tres jóvenes universitarios que un día pensaron en crear una empresa que produjera equipos de alta definición para exploraciones geosísmicas. 

En su empeño, estudiaron el mercado, hicieron el análisis financiero de su proyecto y todo resulto muy viable, había un mercado sin explotar que necesitaba este tipo de herramientas, las proyecciones financieras eran halagadoras y serían pioneros en este tipo de producción. Estos resultados surgidos de su estudio, los animaron a empezar a trabajar en su proyecto. 

Una vez listo el proyecto y antes de empezar a producir el primer equipo, uno de ellos pensó que sería importante, para desarrollar su proyecto, el apoyo de su universidad, entonces les propuso a sus dos compañeros que llevarán el proyecto a la universidad. 

Al siguiente día, se levantaron muy temprano para presentar su proyecto en su querida universidad. Primero lo presentaron a algunos profesores que podrían estar interesados, luego a los decanos y luego a los directivos, pero para su sorpresa, sólo un par de profesores les prestó atención. 
Los tres jóvenes emprendedores volvieron a casa pensando que talvez su proyecto no era tan interesante como ellos pensaban ya que en su querida universidad no les habían hecho caso. Pero esa noche, otro de los jóvenes propuso llevar su idea a una entidad estatal que brindaba apoyo a las PYMEs. 

Nuevamente, muy de mañana salieron con todo el ánimo a presentar su proyecto en la entidad, pero al llegar, tropezaron con una enorme pila de trámites y se estrellaron contra la inmensa pared de la burocracia y apenas si lograron dejar una copia de su proyecto, la cual quedo archivada junto a las de otros 16 emprendedores que madrugaron ese día. 

De nuevo volvieron a casa pensando que talvez su proyecto no era bueno porque en la entidad tampoco les habían hecho caso. Pero esa noche el último de ellos propuso llevar su idea a una empresa a la que le podría interesar. 

Temprano salieron y temprano llegaron a la empresa, en donde una amable recepcionista les preguntó:¿tienen cita con alguien? ¿con quien los puedo anunciar? a lo que ellos respondieron: gracias señorita, traemos un proyecto de empresa para producir equipos de alta definición para exploración geosísmica y como sabemos que esta empresa está en el negocio de la exploración petrolera, pensamos que les puede interesar. La señorita muy gentilmente les dijo: discúlpenme, pero si no tienen cita no les puedo permitir su paso, pero si quieren les puedo conseguir una cita con Pedro Pérez el asistente del asistente del asesor del Ingeniero Rojas para dentro de... déjeme ver... tres semanas, está bien? Bien respondieron los tres emprendedores, quienes desilusionados volvieron a casa. 


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Este "cuento", que no tiene final, aunque suene infantil y fantasioso suele ocurrir con bastante frecuencia debido al poco apoyo que se brinda, tanto en las instituciones educativas (en las cuales prefieren formar empleados que empresarios) como en los organismos estatales y en la empresa privada a las iniciativas de la gente joven, que aunque no tiene experiencia ni influencias, sí tiene muchas ganas y merece por lo menos ser atendida y escuchada. 

 


Autor: Gestiopolis.com
Web: www.gestiopolis.com

0 comentarios