El arte de ser competitivo

  • Publicado por Admin
  • 14 de octubre de 2011 16:35:52 EDT
  • 0 comentarios
  • 3.389 accesos


De hecho todo el mundo está escogiendo el juego. Probablemente, hasta usted lo está haciendo. A final, ¿cual es la ventaja de compartir sus conocimientos con el profesional de la mesa del lado, si usted sabe que es justamente eso lo que lo diferencia de el? ¿Por qué entregar el oro en bandeja para su colega?

En la práctica las empresas valorizan el trabajo en equipo pero acaban privilegiando la perfomance individual en la hora de dar un aumento o ascender a alguien. Eso acaba comprometiendo no solo el relacionamiento del equipo, confundiendo amistades que puedan haber surgido en el trabajo. Imagine lo que puede suceder con un equipo en que nadie confía en nadie y todos viven ocultando información. ¿Que tipo de negocio sale adelante si el conocimiento no circula y queda en la cabeza de las personas?
Inclusive para las mejores empresas para trabajar en el país, organizaciones que adoptan las técnicas más modernas en gestión de personas, la relación de confianza entre los funcionarios está pasando por un momento delicado.

Como la realidad está cada vez más compleja y comprende un gran número de variables, que, por su vez, también están cada vez más intrincadas, el conocimiento generado en el día a día es estratégico para cualquier carrera o empresa. Toda la información necesita ser procesada en tiempo real. Hay poca acción manual, el conocimiento es generado allí, en el momento en que las cosas están sucediendo.

Cada momento de la historia en la gestión de personas tiene su contradicción.
Hay un modelo instituido en las empresas es contradictorio, competencia/confianza.

A medida que usted exacerba la primera, la otra disminuye, y vice-versa. Empresas que estimulan la competencia sin considerar el relacionamiento entre las personas están pensando en el corto plazo y no la consideran como un valor importante. Para garantizar su existencia, las organizaciones necesitan gerenciar estos dos factores. Un sistema basado en dividir para gobernar va a entrar en colapso o, entonces, vivir en crisis permanente. Los profesionales se transforman en enemigos y el derrotarse unos a otros pasa a ser su misión. Con eso, no es siempre es el mercado el que sofoca a la empresa. Esta se suicida porque el problema es interno.

Por otro lado, empresas en que las personas son poco competitivas también no están en mejor situación, porque la tendencia es que todos comiencen a trabajar en una zona de confort.

¿Como un Gerente consigue que su equipo sea competitivo sin dejar el ambiente insoportable? Solo hay una forma: determinando como va a ser la competencia en el equipo. El punto clave suele ser el sistema de gestión de carrera, que necesita ser muy bien planificado. Promociones coherentes pueden no resolver totalmente el problema de la confianza, pero ciertamente van a dejar a las personas más tranquilas.

Para ser ascendido, no basta ser recomendado por el jefe. El superior puede recomendar al funcionario, pero eso es apenas el comienzo.

Partiendo de la indicación, es mejor hacer una análisis de los antecedentes del profesional en la compañía para montar una especie de dossier o llamado un “book de RH”. Dependiendo del cargo, el candidato todavía pasaría por una entrevista con un comité que incluye gerentes y otros altos cargos. La idea es balancear competencia y confianza entre sus funcionarios por ser una cuestión de sobrevivencia.

Algunas empresas usan técnicas como el Balance Scorecard que puede ayudar a la empresa a diseñar su mapa estratégico en la medida que sea bien comunicado al equipo y que se sientan parte del equipo, de no ser así puede traer serios problemas.

Otra técnica más antigua es la evaluación 360º que constituye un contrapunto cualitativo de las metas, que llevan en cuenta el aspecto cuantitativo del desempeño.

Cuando una empresa busca gente capaz de trabajar en equipo, en el fondo, está atento en otra habilidad: la disponibilidad que una persona tiene de dividir lo que sabe con los otros, una especie de generosidad profesional.

Recomendaciones para mantener la sana competitividad

• Proveer el mayor número de informaciones posible para alinear el equipo con las metas de la empresa.
• Dejar en claro los papeles de cada uno.
• Valorizar el trabajo en equipo.
• Tener capacidad para visualizar, desarrollar y cerrar negocios
• Enfoque en resultados sin perder la orientación en resultados.
• Cuidar el relacionamiento con las personas.
• Conversar siempre con las personas para sentir y “medir” el clima.
• Tener en mente el principio de equidad: no tratar a las personas igual, pero si de manera justa.
• Compartir lo que usted sabe
• Colocar los objetivos de la empresa por encima de los suyos
• Creer que usted mismo es su mayor rival. Trabaje para superarse.
• Tener paciencia.

Para ser competitivo no basta saber si la competencia interna es grande o si la empresa hace parte de esta, pero necesita descubrir si a usted le gusta ese juego. Solo sobreviven en esos ambientes profesionales a quienes les gustan los riesgos.

Trabaje duro y, principalmente, comparta lo que sabe; el éxito será la consecuencia. Esa es la base de un tipo de competencia, apoyada en la colaboración.

Autor: Fernando Vigorena

 

0 comentarios