¿Por qué los trabajadores no se implican en la empresa?

  • Publicado por Admin
  • 14 de octubre de 2011 16:13:39 EDT
  • 0 comentarios
  • 4.356 accesos


Wouter Van Daalen
Director general de Huete & Samhoud
Miembro del Forum Millora Contínua

Una persona difícilmente se deja motivar y tampoco se deja implicar en el proyecto de la empresa a la fuerza: se implica o no. Es una decisión suya. Lo que nos queda a los directivos y empresarios es fomentar un ambiente en el cual a un empleado ‘no le queda otro remedio’ que implicarse en el proyecto de la empresa y dar lo mejor de sí mismo para ella.

Nuestra empresa realiza unas 40.000 encuestas al año a empleados de varias empresas sobre su satisfacción e implicación en el trabajo con nuestra herramienta BetterBeYourself. En base a estos datos hemos descubierto siete razones por las cuales un empleado NO se implica en la empresa:

1. Jefe directo: Uno de los factores más influyentes por el cual un empleado no está implicado en la empresa es un jefe directo al cual le falta las habilidades (y/o las ganas) de ilusionar, transmitir el proyecto de la empresa, trabajar en equipo e incentivar a su gente a dar algo más de sí.

2. Mucho que perder y mucho que ganar: Si no existe la sensación de que hay mucho que perder y mucho que ganar al (no) conseguir los objetivos de la empresa, en términos de visibilidad, ascensos, dinero, esto hará que el empleado esté menos implicado.

3. Métricas (in)correctas: Si un empleado no tiene claro cómo se le está evaluando, cuáles son sus objetivos y qué se espera de él,… está menos implicado.

4. Nivel de autonomía: Si la capacidad de decisión es poca, y se está muy sometido a la supervisión de otro, se asume, pues, una responsabilidad menor y el empleado estará menos implicado.

5. Funcionamiento de la empresa: Saber que la empresa tiene ‘una maquinaria’ eficaz, que funciona sin sobresaltos, aumenta el nivel de implicación del empleado.

6. Reglas de juego claras: Una empresa poco transparente, con reglas de actuación pocas definidas y muchas veces percibidas como injustas, dependiendo de criterios personales, desanima la implicación de los empleados.

7. Un proyecto de futuro poco compartido que no va más allá del éxito financiero a nivel de empresa, no motiva al empleado a dar un paso más y sentirse parte de un proyecto que ilusione.

A los dirigentes de las empresas nos resta la gran tarea de convertir estas razones en motivos para crear un ambiente de implicación y alta productividad del propio equipo.

Clàudia Gardella
Asesora de planes de marketing de Més Comunicació
Miembro del Forum Millora Contínua

IMPLICACIÓN: Esta palabra es el objetivo que toda empresa busca en sus trabajadores, y la palabra conlleva:

1. PROYECTO: Primero ha de existir un proyecto que el trabajador pueda comprar, si no existe, o el trabajador simplemente no lo conoce, o no lo entiende, o no le motiva… será difícil conseguir su implicación, pero seguimos, ya que un proyecto a su vez tiene que crear:

2. ILUSIÓN: Los trabajadores tienen que vivir el proyecto como suyo, la ilusión de hacer nacer o crecer cosas, producción, clientes, ventas… ayuda a construir el proyecto.

3. PERMITIR EL ERROR: Tenemos que permitir que el trabajador se equivoque y aprenda de sus errores, de esta forma se vinculará sin darse cuenta. Es mejor que se cometa un error y se avance, que no se cometa y quedemos estancados por falta de movimiento.

4. RECOMPENSA: Cuándo tenemos el trabajador + el proyecto y sabemos crear ilusión permitiendo que se equivoque y los resultados empiezan a aparecer o a crecer, hay que recompensar el trabajo. En forma de formación y de contraprestación económica. Al trabajador no le podemos crear el problema de pensar que no está bien recompensado, primero porqué si está dedicando su tiempo a solucionar este problema, no lo dedicará para aumentar la rentabilidad de la empresa y segundo porqué tiene que estar contento con la relación trabajo/ retribución. Al igual que la empresa, evidentemente.

5. BUEN CLIMA DE TRABAJO: Además de las premisas mencionadas, el ambiente laboral tiene que ser agradable. Las personas tienen que venir al trabajo a trabajar, pero no con pereza, o desgana o desmotivados, y aún que se tenga que venir motivado de casa, porqué en principio has comprado un proyecto que te ilusiona, dónde te permiten equivocarte y te recompensan por ello, las horas que destinas a realizar esta tarea, tienen que pasar de forma agradable, con respeto y colaboración por parte de compañeros y jefes.

Las empresas debemos pedir resultados a corto y medio plazo, pero también tenemos que saber invertir y sembrar a largo plazo, y los trabajadores a los que pedimos implicación, tienen que creer en lo que se implican.

Si aún así, no conseguimos implicar al trabajador, nos hemos equivocado de persona.

Autor: www.noticias.com

 

0 comentarios