Quién quiere ser emprendedor

  • Publicado por Admin
  • 14 de octubre de 2011 15:50:25 EDT
  • 0 comentarios
  • 3.261 accesos


El miedo, el control abusivo de nuestras decisiones, soñar despiertos, son conceptos que se podrían considerar apocalípticos en términos de management pero les aseguro que son tan palpables en nuestras vidas como el hecho de levantarnos cada mañana para afrontar nuevos retos. Les recomiendo en este sentido uno de los últimos libros del psicólogo, experto en comunicación y crecimiento humano Xavier Guix, descontrólate –reflexiones para los que controlan demasiado-. Se trata de un sobrecogedor tema del que pocos directivos y empresarios se atreven a sincerarse, pero no por ello menos inherente a sus funciones y responsabilidades. Hace pocos días tuve ocasión de ampliar algunas ideas expuestas en el libro con el mismo Xavier Guix, que todo sea dicho, no escatima esfuerzos en entrar a fondo en la materia. Al contrario de lo que podamos pensar, el miedo resulta ser un motor impulsor de muchas habilidades directivas siempre y cuando sepamos desprendernos de los excesos controladores y adquiramos una mayor confianza en nosotros.

"El miedo resulta ser un motor impulsor de muchas habilidades directivas"

Al hilo de estas profundas reflexiones del management, al día siguiente de entrevistar a Guix, como fija el azar en algunas ocasiones, coincidí en un debate intenso de sobremesa entre un directivo y un empresario. El punto candente de la conversación surgió a la hora de cuestionar por qué en España hay tan poca vocación emprendedora a diferencia de lo que sucede en Estados Unidos u otros países europeos sin descuidar el contrapeso de la mortalidad empresarial. Ambos mantuvieron algunas afinidades en su discurso como las dificultades, o puede leerse también como pocas facilidades que ofrece el gobierno para promover el ímpetu emprendedor así como el ahogo financiero que hay que sufrir ante la presión de algunos clientes que obligan a pagar a 90, 120 e incluso 180 días.

Por el contrario, la gran baza en el diálogo que mantuvieron el directivo y el empresario recayó en evaluar los aspectos de la psicología del management. ¿Quién quiere asumir responsabilidades?, ¿en nuestra cultura empresarial sufrimos demasiados miedos como para arriesgarlo todo por un proyecto personal?, ¿preferimos la seguridad de un sueldo a final de mes a no saber ni siquiera si podremos ponernos un sueldo digno al esfuerzo emprendedor?

Desde esta columna quiero animar a que el miedo al riesgo y la responsabilidad no frenen la ilusión y la vitalidad emprendedora aunque también es verdad que las administraciones deben poner de una vez por todas el camino más fácil. Es imperdonable sin ir más lejos, el coste burocrático e impositivo que supone tomar riendas de un proyecto empresarial.


Autor: Humberto Salerno / Director de Noticias.com
Web: http://www.noticias.com

 

0 comentarios