Ciclo de vida de las organizaciones y turnaround 2

  • Publicado por Admin
  • 2 de octubre de 2011 16:09:16 EDT
  • 0 comentarios
  • 3.175 accesos


6. Monitoreo Permanente y Turnaround 

Dos formas hay de evitar ese desastroso recorrido antes descrito. Uno implementar un Monitoreo Permanente que vigilando de manera continua los distintos ratios, no sólo financieros, sino también de calidad, productividad, satisfacción de clientes y empleados y la situación frente a los competidores, le permita a la empresa adoptar a tiempo los cambios necesarios para enderezar su marcha. Como efectuar ese monitoreo? mediante la implementación de un Cuadro de Mando Integral; ya que este no sólo toma en consideración los aspectos financieros sino también la calidad de los procesos, la respuesta de sus clientes y el grado de compenetración de sus empleados, permitiendo la fijación de metas estratégicas y operativas, pudiéndose seguir la aproximación de la empresa a los mismos en el transcurso del tiempo, y poder adoptar así las medidas correctivas. 

En cambio el Turnaround o reingeniería del negocio, implica un cambio radical en la visión y gestión de la empresa, que le permita a ésta recuperar su capacidad de generar valor económico. Los directivos reconocen la situación por la que atraviesa la empresa, y van en búsqueda de apoyo externo para dar inicio a un proceso de rehabilitación financiera. Recomponen sus finanzas regenerando la capacidad de producir bienes y servicios de alto valor a un coste razonable. 

“Reingenierizar los negocios de una empresa –nos dice G. Schmitt- mediante el turnaround significa revertir la performance, de un estadio de declinación y fracaso a uno de recuperación y éxito”. 

Cuanto más haya avanzado la empresa en el recorrido de su ciclo de vida, o sea cuanto más fases haya avanzado su enfermedad estructural, más rápidos, profundos e importantes deberán ser los cambios y reestructuraciones que se implanten. Menos espacio para errores hay y más liderazgo con fuerza se necesitará. 

Poner el barco a salvo en una fuerte tormenta en el mar requiere de un buen timonel, ese timonel es el que deberá liderar la empresa dando los cambios de frente que sean necesarios para salvar la empresa llevándola a buen puerto. 

El líder y un eficaz trabajo en equipo, son las claves para a partir de ello aplicar las herramientas y técnicas de gestión que sean necesarias. Sin recursos humanos adecuados dispuestos a luchar por salvar la organización, pocas posibilidades tiene esta de salvarse, o quedar marginada definitivamente de la competencia. 

Es mediante el turnaround que se debe detectar a tiempo las disfuncionalidades y poner en marcha un giro drástico a la situación. Volver competitiva a la empresa nuevamente es el objetivo, y para ello es fundamental aplicar tanto el diagnóstico como la reingeniería de negocios. 

7. Conclusiones 

Las empresas o entidades no están obligadas a perecer, pero mientras sus estructuras no se actualicen y adapten al entorno, mientras se las obligue a transitar por caminos para los cuales su estructura organizacional no este adecuada, el peligro de avanzar por las diferentes fases hasta poner en riesgo su propia existencia es una realidad. 

Tomar conciencia de la necesidad de adaptar los paradigmas, las estructuras, los procesos y los productos y servicios a las diferentes realidades del momento es fundamental para permitir a la empresa continuar siendo competitivas. La capacidad de una empresa de ser competitiva y rentable depende del reconocimiento que el consumidor haga de los productos y servicios que esta ofrece y del precio que el consumidor este dispuesto a pagar. 

Las discontinuidades del contexto externo obligarán a las empresas a un esfuerzo constante por readaptarse a las diferentes realidades, por lo que podemos afirmar que en el largo plazo las empresas deben permanecer en continua actitud y disposición para el cambio. 

En 1985 la revista Fortune sólo contenía en su lista de las quinientas empresas más grandes de los Estados Unidos, un total de 187 de las que había informado en el año 1955. Según W. Tunstall las razones de tantos fracasos o desapariciones se deben en gran parte a la falta de habilidad de las empresas para adaptarse a los cambios en el contexto. 

Empresas como Coca Cola están hoy por hoy continuamente readaptándose a la situación del entorno; y a ello se debe su permanente éxito, otras como la aerolínea Panam no supieron adecuarse a tiempo, a pesar de su tamaño, terminando por desaparecer. Cuando la empresa más grande es, los errores más difíciles son de corregir o mayores son los costos de las mismas. Para esto último podemos poner de ejemplo a la General Motors y sus monumentales despidos. 

Chrysler supo caer en fases que la llevaron al borde de su extinción, pero encontró al líder y al grupo de trabajo necesario para salvarla y darle nuevamente vida y capacidad de competir. 

La Enciclopedia Británica se vió jaqueada por sus paradigmas y falta de adaptación a las nuevas tecnologías y necesidades del mercado. Encarta, un producto proveniente de una industria ajena al mundo editorial la desplazó en los gustos y deseos de los consumidores. 

Xerox fue suficientemente rápida en reconocer el avance de la japonesa Canon y reaccionar a tiempo mediante una excepcional estrategia de benchmarking. 

8. Anexo 

Síntomas de tipo cuantitativo que indican la existencia de causales que requieren acciones de cambio profundas. 

·0 Disminución en la rentabilidad. 
·1 Pérdidas en la última línea del balance. 
·2 Deterioros en el margen de contribución. 
·3 Disminuciones en las ventas. 
·4 Aumentos en los costos de fabricación o prestación de servicios. 
·5 Aumentos relativos en los costos de administración, comercialización y financieros. 
·6 Aumentos en los indicadores de endeudamiento. 
·7 Disminuciones en el nivel de las inversiones. 
·8 Incrementos o disminuciones abruptas en los niveles de inventarios. 
·9 Disminuciones o incrementos abruptos en los dividendos. 
·10 Deterioros en el valor patrimonial.

Entre los síntomas de carácter cualitativos que sirven como preanuncios o avisos de problemas tenemos: 

·0 Desorientaciones respecto de la estrategia de la empresa. 
·1 Ausencia de objetivos claros. 
·2 Problemas en los sistemas de información y en el control de gestión. 
·3 Estructuras organizacionales pesadas y burocratizadas. 
·4 Desbalances en la asignación de recursos. 
·5 Problemas de liderazgo. 
·6 Insatisfacción creciente en los clientes y consumidores. 
·7 Disminución en la motivación del personal y alta rotación del mismo. 
·8 Disminución en la calidad de los productos. 
·9 Disminución en la productividad de los recursos. 
·10 Excesiva centralización en la toma de decisiones. 
·11 Falta de anticipación a cambios en el contexto externo. 
·12 Ausencia de desarrollo tecnológico. 
·13 Carencia de una política y estrategia de prevención y mejora continua.


9. Bibliografía 

Ciclos de vida de la organización – Ichak Adizes – Editorial Díaz de Santos – 1988
Turnaround. La Reingeniería de los Negocios – Guillermo Schmitt . Editorial Atlántida – 1994 
Rehabilitación Financiera de Empresas – Mauricio Lefcovich – www.gestiopolis.com - 2004 




Autor: Mauricio Lefcovich / Consultor en Administración de Operaciones y Estrategia de Negocios. 
Experto en Diagnóstico, Rehabilitación Financiera de Empresas y Turnaround.

  
0 comentarios