¿Como Hablar Bien en Público?

  • Publicado por Admin
  • 28 de agosto de 2011 22:17:38 EDT
  • 0 comentarios
  • 3.348 accesos


El principal secreto para hablar en publico es bien simple: "ser uno mismo". Es indudablemente más fácil que tratar de imitar o tratar de ser otro. 

El principio: Saber qué se va a decir 

Dijo Sócrates que todo el mundo es elocuente cuando habla de lo que sabe, y es que cuando se tienen cosas que decir la charla resulta amena, en especial si se conocen aspectos originales. 

Hablar en publico no es una cualidad que se herede genéticamente, es algo que se puede aprender. 
Hable sobre un tema conocido. Prepárelo tan profundamente como pueda. Haga toda la investigaci6n que necesite hasta adquirir seguridad y confianza. 

El antídoto más eficaz contra el nerviosismo es una preparación total previa, textual y rigurosa. 
El primer paso, indispensable y primordial, para pronunciar un discurso, tanto si es largo como si se trata de un simple brindis, consiste en saber lo que se va a decir. 

Nunca se ponga de pie para "decir algo". Siempre tenga algo que decir y luego póngase de pie. 
Planee sus primeras frases con cuidado, la buena utilización de ellas le dará confianza y relajamiento, imprescindibles para continuar con buen pie. 

Serenidad y Confianza 
Cualquier persona tiene ese miedo o nerviosismo al comenzar a hablar en público, incluso hombres de estado, políticos, etc. Pero si se siguen algunos de estos consejos puede desaparecer ese miedo al poco tiempo de comenzar a hablar. 

El miedo a hablar públicamente no es algo vergonzoso, por el contrario puede llegar a ser estimulante, ya que la total tranquilidad es engañosa porque entorpece las reacciones y afloja las fibras que deberían estar tensas y a punto. 

La acción debilita y hace desaparecer el miedo. 

El miedo controlado constituye un estimulo en la tarea del orador. 

E1 miedo es un sentimiento personal e interno, el auditorio no tiene por que descubrirlo a no ser que nosotros se lo revelemos. 
Conozca a su auditorio. averigüe qué es lo que sus oyentes esperan oír. Indague acerca de sus intereses y el conocimiento general que tengan sobre el tema. ¿Quien es mi audiencia? ¿Cuánto saben? ¿que quiero decirles? ¿De cuánto tiempo dispongo? 

Organizar la exposición. 
La exposición debe tener: introducción, desarrollo y conclusión. 

Introducción: la audiencia debe saber lo antes, posible de lo que se va a hablar; la audiencia debe saber el tiempo que se empleará. 

Desarrollo: hacer saber a la audiencia cuándo ha terminado con un tema y se dispone a pasar a otro. 
Final-conclusión: puede ser en forma de resumen o simplemente una elegante coronación de la exposición. Pero no se apague. 

Relájese, el punto culminante de la tensión se produce justamente antes del momento de empezar. Respire profundamente, esto incrementa su provisión de oxígeno. Si alguien está hablando antes que usted escúchele atentamente y concéntrese en lo que dice, eso le hará olvidar sus nervios. 

Establezca un contacto visual. Eche una mirada a su auditorio antes de empezar a hablar, esto atraerá la atención hacia usted. El orador tiene que ver al público, mirarle a los ojos, observar sus expresiones faciales y comunicarse directamente con él. Escoja a una persona y diríjale algunas frases, conviértala en partícipe, continúe después estableciendo el contacto visual con otras personas del auditorio. 

La longitud: "cuánto rato hay que hablar y por qué no se debe hablar mucho rato" . 

Estructure su tiempo. 
Aproximadamente una hoja A4 mecanografiada a doble espacio contiene unos dos minutos de alocución. 
Si toma la palabra en una reunión empresarial, profesional 3 técnica recuerde que será usted una, entre otras muchas personas, que harán uso de la palabra, por consiguiente sea conciso y vaya al grano. 
Por el contrario, en un seminario al que la gente ha venido a aprender, puede prolongar la sesión sin temor a que el público se aburra. 

No se alargue demasiado: "Es difícil que un discurso breve sea un mal discurso". 

Cuando haya dicho todo lo que tenga que decir, siéntese: no prolongue la sesión. 

Ejemplos de frases extensas (impropias) y breves (óptimas): 

Extensa: "Soy de los que opinan que nuestro presupuesto de publicidad debe ser incrementado" (13 palabras). 
Breve: "Debemos incrementar nuestro presupuesto de publicidad" (6 palabras). 

Extensa: "Fue el año pasado cuando se formularon planes en nuestro departamento de expedición para la expansión de los servicios" (19 palabras). 
Breve: "El año pasado nuestro departamento de expedición planeó extender los servicios" (11 palabras). 

Extensa: "El tema de los daños causados a los empleados es un asunto muy importante y por lo tanto debe ser considerado inmediatamente" (22 palabras). 
Breve: "Los daños a los empleados requieren nuestra atención inmediata" (9 palabras). 


La pronunciación del discurso: Cómo hablar con notas o sin ellas 

La máxima aspiración de un orador es crear un clima de armonía con el público. 

El primer requisito de esa armonía es el contacto visual con los oyentes, por lo que es indispensable utilizar lo menos posible las notas. 

Abra la boca al hablar, utilice la lengua y los labios para formar los sonidos. 

De los labios apretados se escapa un tono sin brillo. La voz debe ser viva y agradable. La personalidad del discurso dependerá en gran medida de lo agradable que sea la voz. 

Evite la articulación descuidada y perezosa, no mezcle los sonidos o sustituya el sonido de una vocal por otra. 
La voz no debe reflejar duda o falta de confianza, por el contrario el tono debe mostrar entusiasmo. Hay que desarrollar la impresión de que se está disfrutando al pronunciar el discurso. La dramatización puede ser un elemento para atraer la atención. 

Variar el ritmo del discurso, es decir, acelerar en algunas partes, y hablar más lentamente en otras, evitando la monotonía del tono. 

Utilice pausas entre frases. La pausa agrega énfasis y permite un descanso. 

Esfuércese en corregir los repetitivos: "este", "ee", "¿no?", "eh", "um" y vicios de expresión similares en su alocución. 

La mayoría de la gente habla demasiado bajo. Hable más fuerte de lo que habitualmente haría para mantener una conversación con una persona situada en la última fila. 

Pero recuerde que cuanto más hable en público mayor es la seguridad que adquiere. 

El humor: "más vale caer en gracia " 

Lo que el humor pretende es eliminar la rigidez y la monotonía. 

Utilice el buen humor como medio para relajar a su auditorio. Una anécdota chistosa de buen gusto, ayudará. Podría ser el elemento que despierte la atención del auditorio. 

Pero no piense que tiene que ser obligatoriamente ingenioso o chistoso para retener la atención del público. Lo que resulta cómico en boca de una persona puede no ser cosa de risa en la de otra. 

Una regla básica, ante un auditorio al cual tiene que "enfrentarse" durante unos minutos, es la sonrisa. La sonrisa auténtica (existen otras artificiales o socarronas) atrae las simpatías de los asistentes. 

El lenguaje: o la forma de que le comprendan. 

El primer paso en la preparación de un discurso consiste en saber lo que se propone y después planear cuidadosamente la manera de alcanzar su objetivo: 
Trace un esbozo de lo que quiere exponer. 
Elimine el exceso de "equipaje". Las frases deben ser escuetas y sin demasiados adornos. 
Utilice palabras de fácil comprensión y significado claro. 

Métodos y formas para hacerse comprender 

a) Definición Negativa: 
Las definiciones negativas ayudan a aclarar los errores o malentendidos que un auditorio puede tener con respecto a una palabra o concepto. 

Ejemplo: "La comercialización no es un artificio, o un ardid, o un juego de engaños. No es un plan para hacerse rico rápidamente, una trampa, o un plan para engañar al público, induciéndolo a comprar cosas que realmente no quiere o no necesita. No es solamente publicidad o técnicas de ventas o de distribución... 


b) Definición Positiva: 
Aclaración de un concepto en forma positiva, ejemplo: "La comercialización es un vistazo a todo el proceso de los negocios como un esfuerzo integral para identificar al cliente y a sus necesidades, y para idear, promover y distribuir el producto o servicio que llene tales necesidades...". 


c) Reafirmación 
Repetición de una idea con diferentes palabras en busca de una mayor claridad y énfasis. 
Ejemplo: La cuarta observación es que algunos pacientes pueden padecer de una enfermedad mental y luego ponerse bien, y aún pueden ponerse más bien; quiero decir que pueden sentirse mejor de lo que se sentían antes". 


d) Comparación: 
Consiste en dar un punto de referencia, relacionando una idea con algo para así identificarlo más fácilmente. 
Ejemplo: "Yo no digo que no haya malos abogados. Lo que digo es que la denuncia sistemática por los medios de comunicación es mala. Usted podría también atacar al sol porque le produce quemaduras en vez de elogiarlo como fuente de vida...". 


e) Carácter especifico: 
La información debe contener detalles concretos, su ausencia produce intranquilidad y escepticismo. 
Ejemplo: "Bueno, la idea es edificar la fábrica - será una fábrica grande, con bastantes empleados - suficientemente cerca de la ciudad para proporcionar a nuestros camiones acceso a la carretera estatal. 
Si todo ha ido bien, la charla será un éxito. 

 



Autor: info@genexiachile.com
Web: www.genexiachile.com

  
0 comentarios