Liderazgo en el mundo real:10 principios de liderazgo

  • Publicado por Admin
  • 2 de octubre de 2011 11:44:04 EDT
  • 2 comentarios
  • 4.919 accesos


William D. Novelli, CEO AARP Georgetown University School of Continuing Studies 
Acto de Graduación Washington D.C. 17 de Junio de 2005. 

--------------------------------------------- 

Gracias Alan, Thomas, decano de la Universidad, Pierce, Padre Godfrey, miembros de la facultad, invitados y graduados de la clase de 2005. 

¡Felicidades a todos! Sé que estáis muy orgullosos de vosotros mismos, del Centro para el Desarrollo Profesional y de la Universidad de Georgetown. Esta es una gran fecha para vosotros. Continuando vuestra formación – mientras muchos estáis trabajando a tiempo completo – no estáis sólo mejorando vuestras profesiones, sino también vuestras vidas. Personificáis la visión y la misión de la Universidad de Georgetown y de este Centro. 

Estoy a su vez orgulloso de aceptar el Premio al Liderazgo Dorothy M. Brown. Dorothy M. Brown es una extraordinaria mujer. Ella personifica todos los rasgos del liderazgo, dando como resultado el premio que honra su nombre. Ella es un modelo para cada estudiante que viene a este Centro, en el que ella comenzó. 

Entre sus muchos escritos, fue coautora de un capítulo sobre las mujeres americanas en los Colleges americanos. El título del capítulo es “Haciéndolo posible: Historias de empeño y éxito, 1960 – 1996” 

¡Qué apropiado para los graduados de hoy! Lo habéis conseguido. Cada uno de vosotros tiene su propia historia de empeño y éxito. Y cada uno de vosotros continuará hacia un mayor éxito en su profesión y en su vida. 

Haciendo el sacrificio de estudiar aquí y demostrar empeño y perseverancia para alcanzar los objetivos, también habéis demostrado las cualidades de liderazgo que carazterizan a la doctora Brown. 

Para muchos el liderazgo es sólo un concepto. Han leído sobre ello, quizá estudiado, pero nunca han tenido experiencia del mismo fuera del aula. Pero vosotros, como profesionales que habéis recibido el certificado, sabéis que el liderazgo es más que un concepto. Os lo habéis encontrado en la vida real, en vuestros trabajos y profesiones, tanto como en los estudios. Así que sabéis que el liderazgo puede establecer una diferencia entre el éxito y el fracaso. 

Por muchos años, las escuelas de negocios y los gurús del management han puesto la imagen del líder de las grandes organizaciones en la cima de la pirámide: estableciendo la visión, mirando el futuro y liderando adecuadamente el camino. Por supuesto hay muchos buenos ejemplos de este liderazgo en empresas, ONGs, fundaciones, instituciones, gobiernos, unidades militares, deportes y en otros muchos campos de la vida. 

Pero los líderes no sólo se encuentran arriba. Conforme las organizaciones han evolucionado hacia una mayor horizontalidad, los líderes han ocupado diferentes posiciones a lo largo del rango jerárquico. Las organizaciones de éxito necesitan líderes en todas las posiciones posibles en donde servir como modelos y animar a todos a perseguir objetivos compartidos. Demostrando liderazgo estas personas en todos los niveles crean oportunidades de crecer y alcanzar nuevas metas. 

Por tanto, ¿qué podéis hacer para demostrar liderazgo? En el transcurso de mi profesión he aprendido diez principios que me gustaría compartir con vosotros. Sé que existen muchas listas sobre el tema, aquí está la mía: 

  • Atrae y contrata a las mejores personas. Si son mejores que tú, mejor. Andrew Carnegie deseaba este epitafio sobre su tumba: “Aquí yace un hombre que atrajo a su servicio mejores personas que él.”
  • Apoye a estas personas. Escucha sus opiniones, sé abierto a sus ideas, enséñales el camino, y permite que tomen decisiones. Tu trabajo es ayudarles a tener éxito. Una primera razón de por qué muchos de vosotros estáis en situación aventajada hoy, es porque habéis tenido buenos profesores. Mi recomendación es devolved ese regalo siendo buenos profesores a su vez. Tanto si sois formadores internos, como supervisores, como profesores en aula, como mentores de una persona inteligente que aspira a vuestro puesto. Trabajad duro para ser buenos formadores.
  • Construye y lidera un equipo de alto rendimiento. Siempre he tenido éxito por este camino. Un equipo eficaz comparte la visión y las cargas.
  • Quita a las personas que no tengan buen rendimiento. La mediocridad es una enfermedad crónica. Puedes vivir con ella, pero finalmente te derrota.
  • Crea y equilibra objetivos a corto y largo plazo. Es difícil hacerlo. Piensa dónde irás este mes y en cinco años. De otra manera irás a la deriva.
  • Mantente comprometido. No te desenganches. No hablo de micromanagement o de descargar tus responsabilidades en los demás. Es importante mantener las manos en el timón del barco, sea grande o pequeño. Demasiados directivos no lo hacen y pagan por ello.
  • Autoanalízate, y haz lo mismo con todos. Muchos problemas de las organizaciones son relativos a las personas. Practica una valerosa reflexión. Pregunta a tu gente e iguales cómo lo haces, escúchales y haz aquello que dicen. Reconoce el éxito de los demás.
  • Trabaja duro. Trabaja duro o más duro que todos los demás. Eso marcará un nivel y traerá resultados y respeto. Mantente en forma para poder hacerlo. Cuando trabajas duro, e inteligentemente, los colaboradores lo notan. Uno no sabe hasta que punto es observado su propio comportamiento. Si trabajas duro e inteligentemente, serás seguramente un foco. Los buscatalentos te llamarán. Se te darán más responsabilidades y recompensas. Puede parecer obvio, pero se olvida fácilmente cuando es tarde un día y el trabajo está apilado. Así que, por favor, recuérdalo. 

  • Sé un destacado comunicador, dentro y fuera de la organización. Sé claro y fuerte. Haz que la gente conozca tus prioridades y qué dirección tomas. Haz que el mundo exterior conozca dónde estás y qué es lo importante.
  • Sé agresivo. Practica un audaz estilo de dirección. Es la única manera de mover a la organización, crear un cambio social y enfrentarse a los grandes problemas. Estate dispuesto a afrontar riesgos justificados y fomenta esto entre tu equipo. Como dramaturgo Neil Simon dijo, “Si nadie nunca afronta riesgos, Miguel Ángel no hubiera pintado la Capilla Sixtina.”


Practicar un sistema de dirección audaz también significa pensar como un emprendedor interno. Pregúntate: “¿Cómo haría esto si la compañía fuese la mía o estuviera mi dinero invertido en este asunto?” Esta perspectiva te dará un crítico, observador e inteligente punto de vista. Y, quién sabe, quizá te llevará a cimentar tu posición, que es como literalmente empezó Marriott Corporation. 

Habréis notado que no he mencionado nada sobre la ética, sobre el pensamiento y el comportamiento ético. Cuando enseñaba dirección de marketing en la escuela de negocios de la Universidad de Maryland, durante la primera sesión explicaba el temario y postponía hablar de la ética del marketing hasta el final del semestre. Era interesante ver las reacciones. Muchos lo anotaban en sus libretas sin cuestionar nada. Muy pocos se sorprendían. 

Desde luego la clave es que yo estaba haciendo lo contrario. No se puede postponer la ética hasta el final del semestre o el final de nada. La ética penetra en todo. Debe estar en la estructura celular, en los genes de la organización. Hablar de ética es como decir: “no olvides vestirte antes de ir a trabajar esta mañana.” La ética no pertenece a un check list. Simplemente está presente. 

Estos principios de liderazgo funcionan en cualquier clase de situación. He realizado una larga carrera profesional, de hecho, tengo dos carreras las cuales están muy vinculadas. La conexión entre ellas es que siempre he tenido un fuerte interés en los asuntos sociales y en la relevancia social. 

Mi objetivo personal, desde que puedo recordar, ha sido hacer importantes contribuciones para resolver graves problemas sociales. Y hablo sobre los problemas más duros. “Ante los problemas difíciles de afrontar, prueba su fortaleza atacándolos por detrás” .Para buscar esto, me retiré de Porter Novelli, para centrarme enteramente en los servicios públicos. 

He descubierto que, aunque estos principios de liderazgo se pueden aplicar tanto en sectores lucrativos como sin ánimo de lucro, el mundo de las organizaciones sin ánimo de lucro presenta un mayor reto para las oportunidades de liderazgo. Permítidme explicar por qué. 

En una compañía lucrativa, el respeto al CEO viene por el status. Pero en el mundo de las compañías sin ánimo de lucro, el CEO suele tener menos autoridad y control. La diferencia tiene que ser merecida, ganada. 

Las organizaciones sin ánimo de lucro suelen tender hacia un amplio rango de stakeholders, los cuales establecen las primas en la construcción de consenso. En las demás compañías el comité de dirección, el CEO y los directivos de alto nivel pueden tener distintos puntos de vista, pero comparten el objetivo fundamental del valor del accionista. En una non-profit, el comité de dirección y otros poderosos stakeholders a menudo tienen diferentes objetivos y agendas. Esto es mucho más complejo de dirigir y requiere más una toma de decisiones consultada e inclusiva. 

Otra diferencia es que en la mayoría de las no lucrativas, especialmente aquellas con metas sociales, es difícil evaluar el progreso y la ejecución. Efectivamente, podéis tener un límite financiero. Pero hay otras medidas clave de éxito, relativas al cambio social y a los comportamientos. Esto es mucho más difícil de calibrar. 

Antes hablaba de ser un destacado comunicador. Los líderes de las organizaciones no lucrativas tienen que poner más atención a las comunicaciones que a los directivos. Es crítico influir a los muchos stakeholders y construir el consenso que se necesita. 

Los líderes de las non-profit no tienen las recompensas y motivaciones y el poder formal que los CEOs de las lucrativas disfrutan. Así que las comunicaciones persuasivas, internas y externas, tienen siquiera más importancia. 

La última diferencia que daré es que construir una organización sin ánimo de lucro eficaz es usualmente más difícil, porque los recursos son escasos y la formación limitada. Esto hace más valiosas las habilidades que antes mencioné de los líderes: apoyar a los colaboradores, ser un formador, ayudar a otros al éxito. 

Ahora bien, ¿dónde tienen una ventaja las organizaciones sociales sobre las demás? ¿Cuál es su herramienta de éxito más poderosa? Su misión. Una inspirada misión:
  • atrae a gente de talento,
  • motiva a los empleados,
  • atrae socios para alianzas estratégicas,
  • interesa a los medios de comunicación,
  • apela al público y a los mercados.
Para algunas organizaciones, como AARP, es natural tener una edificante misión. Para otras tales como proveedoras de productos y servicios, es mucho más difícil. Para estas últimas una misión subsidiaria, como el servicio a la comunidad, puede ayudar. Pero una misión dedicada a hacer un mundo mejor tiene un poder especial. 

Alguien dijo una vez: “El verdadero liderazgo debe dirigirse al cambio que se traduce en una mejora social.” Así que, espero que consideréis vuestra carrera en el sector público. No hay un solo camino para ello, sino que puedo deciros que el sector social y sin ánimo de lucro necesita líderes habilidosos y entregados. 

Quizá algunos de vosotros ya estéis allí. Otros quizá hayáis llegado tarde en vuestra vida profesional y otros podéis cambiar a una organización social desde el sector privado. 

Para mí, el privilegio de trabajar en el sector público no ha sido sólo la más retadora parte de mi vida profesional, sino también la más gratificante. Me gusta mi trabajo en AARP, porque establece una diferencia. 

Trabajar es importante. John Heisman, de Heisman Trophy, da gran importancia a su trabajo, el fútbol americano. En sus años de entrenador, él empezaba el primer día de entrenamiento tomando una pelota y diciendo, “mejor es morir niño, que manejar torpemente esto.” 

Mi historiador favorito, Will Durant, una vez hizo una observación, “más progreso hace el agua en el centro de la corriente de un río, que los guijarros que arrastra a los lados.” He sido alguien que desde mi graduación he estado en ocho trabajos. Puedo deciros que el recorrido profesional, como un río, no tiene que ser una línea recta, pero tendréis más éxito si aguantáis en el centro de la corriente. 

Para hacerlo así, sigue tus intereses, asegúrate que estás aprendiendo y te estás retando en cada paso, una buena cosa te guiará a la siguiente. No aceptes una profesión aburrida o un trabajo aburrido por mucho tiempo. Y, sobre todo, no trabajes para alguien que no respetas o del que no puedes aprender nada. 

La relevancia de la carrera profesional viene de haber sido seleccionada. Esfuérzate por unirte a organizaciones de calidad y haz equipo con personas de alta capacidad. Fórmate continuamente y prepárate para la próxima oportunidad. 

Me gustaría terminar mencionando una cita del eminente filósofo y gurú en liderazgo, Dr. Seuss, de su profundo libro, Oh! The places you´ll go! : 

Tienes cerebro en tu cabeza. 

Tienes pies en tus zapatos. 

Puedes autodirigirte 

hacia la dirección que elijas. 

Eres dueño de ti mismo. Tú sabes lo que sabes. 

Y TÚ eres el único que decides dónde ir.
 

Llegareis lejos. Os felicito y os deseo mucho éxito. El mundo está esperando vuestro liderazgo… demostradnos lo que podéis hacer. 


...y tú que opinas al respecto? 


Autor: Traducción realizada por: Sergio Cardona Patau / CARDONA LABARGA, Centro de Estrategia y Liderazgo
Web: http://www.cardonalabarga.com

 

 

  
1 comentario