¿Como debo seleccionar mi proveedor de alojamiento web?

  • Publicado por Admin
  • 24 de septiembre de 2011 10:25:32 EDT
  • 0 comentarios
  • 3.890 accesos


Cuando nos planteamos establecer una presencia en Internet una de las decisiones más importantes a considerar es la selección del proveedor a quien vamos a confiar la responsabilidad de exponer nuestras páginas en la red. 


Efectivamente, nos encontramos en el mercado con muchas opciones entre las que escoger que presentan, por añadidura, una diversidad de precios casi igualmente amplia y, muchas veces escogemos sin demasiada atención como si ello fuera una decisión secundaria. Y, en la mayoría de los casos, no lo es. 

Está bien, si sólo pretendemos exponer nuestra colección de vitolas de puros o presentar una colección de recetas de cocina de la abuela, no tiene mucha importancia y podremos entonces aprovechar esa página "no comercial" que nos regalan muchos proveedores de acceso local. 


Pero en cuanto lo que nos planteamos es disponer de una presencia PROFESIONAL en Internet con la que pretendemos hacer NEGOCIOS en la red, el servidor que aloje nuestras páginas pasa al primer plano. 


En primer lugar, diferenciemos el proveedor de acceso del proveedor de alojamiento. 

Proveedor de acceso es aquella empresa cuyo servicio consiste en franquearnos el paso a 
Internet para navegar, usar correo-e o chatear. El único requisito que le pediremos será que esté operativo las 24 horas del día. Lo podemos escoger entre todos los que nos permiten acceso local. Es decir, deberá permitirnos acceder a Internet a través de una llamada telefónica local. Es decir, prácticamente cualquier proveedor de acceso de nuestro país respectivo nos sirve. 


Donde debemos ser mucho más exigentes es con el proveedor de alojamiento. Aquí sí que debemos fijar unos requisitos más severos puesto que de ello dependen la imagen y el servicio que demos a nuestros clientes actuales o potenciales. Pensemos además en la situación al cabo de un tiempo de operación en la red cuando el flujo de visitantes/clientes al sitio web sea continua y cuando una parte significativa de nuestros ingresos provenga de la red. ¿Cuáles serían entonces las repercusiones de un mal servicio? ¿Qué ocurriría si nuestras páginas desaparecieran de la red o quedaran bloqueadas? ¿Podemos soportar que nuestra tienda esté arbitrariamente cerrada al público? 


Llegados a este punto, debemos hablar de dos niveles de requisitos en función de su grado de importancia. Un primer nivel de requisitos esenciales, sin los que no deberíamos contratar el servicio, y un segundo nivel de prestaciones altamente deseables que pueden enriquecer y mejorar nuestro web, pero que no son ineludibles. Vamos a tratar los primeros 
en este artículo y dejaremos los segundos para una ocasión venidera. 


Comunicaciones 

Debemos exigir que el proveedor disponga de varios enlaces - backbones- de comunicaciones con Internet. Ello al efecto de considerar los aspectos de velocidad de descarga de nuestras páginas hacia los usuarios que las quieran ver, a la vez que considerando la redundancia. Es decir, la seguridad de que si se "cae" un enlace, nuestras páginas seguirán disponibles a través de los demás. 


Soporte técnico 

Con seguridad necesitaremos, en uno u otro momento, que nos ayuden a solucionar cualquier incidencia. Al actualizar un fichero, al poner en marcha nuestra tienda virtual o al activar un nuevo CGI-BIN. Y eso suele ocurrir en el momento más inoportuno. En ese momento hemos de tener la posibilidad de consultar qué hacer o, sencillamente, que nos arreglen el desaguisado. Idealmente, el soporte debe darse 24h al día. Pero, si así no fuera, que el horario sea lo más amplio posible. Recomiendo, además, hacer alguna prueba para ver si la respuesta, además de existir, es inmediata y eficiente. 


De uso sencillo 

Nuestro interés no es el de disponer de un informático en plantilla para mantener el web. Por lo tanto, el manejo de nuestro sitio ha de ser suficientemente sencillo y ha de estar documentado de forma clara e inteligible para que cualquier usuario de informática sea capaz de llevar a cabo las operaciones habituales: cargar nuevas páginas, efectuar actualizaciones, definir nuevos alias de correo, poner en marcha un contestador o manipular listas de correo, por ejemplo. 


CGI-BIN propio 

Muchos proveedores limitan o impiden el uso de CGI-BIN, esos programas, muchos de los cuales se encuentran gratuitamente en la red, que nos permiten dar vida al sitio y enriquecer sus servicios: formularios, buscadores, tableros de anuncios o páginas de enlaces. De todo eso podemos disponer gratuitamente en nuestro sitio web SI NUESTRO PROVEEDOR NOS AUTORIZA a cargar esos programas en el servidor. Si no es así, deberíamos rechazar ese proveedor. Tampoco es aceptable el caso de que nos permitan usar CGI-BIN, pero únicamente los programas que ellos nos faciliten. En efecto, 
necesitamos toda la libertad para hacer nuestro sitio según lo entendamos y no hay motivo para verse coartado por un proveedor que debe, justamente, facilitarnos el mejor servicio. 


Opciones de crecimiento 

Esta es una opción a considerar para la evolución de nuestro sitio. En efecto, la migración de un proveedor de alojamiento a otro no es deseable porque siempre provoca problemas. Por lo tanto, será importante asegurarnos de que el proveedor escogido dispone de un escalado de opciones de crecimiento que nos garantice que nunca nos quedaremos cortos y siempre a un precio proporcional al servicio que requerimos. Así debemos considerar parámetros como el tráfico en Gbits/mensuales o el nº de mensajes diarios que nos aceptan, la cantidad de cuentas de correo disponibles, etc. 


Autor: Alain Jorda
Web: http://webmasters.astalaweb.com/Artículos/Artículos2.asp#9

 

0 comentarios